La primera Lámpara Berger fue creada en 1898 por Maurice Berger, un auxiliar de laboratorio, para sanear las habitaciones de hospitales. 
   En 1930 el perfume aporta la dimensión del placer, el gusto por la belleza está en su apogeo y la Lámpara Berger pasa a ser una pieza de colección. 
   A principios de los años 1980, se dará una nueva orientación con una fructífera colaboración de diseñadores, que aportan un toque de modernidad. 
   Líder de la innovación en el cuidado del aire, LAMPE BERGER logra un saneamiento del aire ambiente con la destrucción de olores indeseables y perfuma de manera duradera, gracias a su sistema de difusión exclusivo, eliminando las moléculas malolientes (tabaco, de cocina, etc.).


Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted